SOLICITAN EXCEPCIÓN AL CONCEJO PARA QUE EL COMEDOR DE MIRIAM PUEDA CRECER


El Ejecutivo municipal elevó al Concejo un proyecto de ordenanza (033-OP-2019) para autorizar, con carácter de excepción, el ingreso del plano de regularización de mejoras existentes y la ampliación edilicia sobre el inmueble de Conrado Berti 91 donde funciona el comedor y merendero de Miriam Morales (Los Niños de Miriam).

La presentación formal, efectuada hoy por el secretario de Obras Públicas, Pablo Rada, expresa una labor conjunta entre el Municipio, el Colegio de Arquitectos Distrito 3 (CAD3) y la ONG Imagina, entidades que estuvieron representadas en el encuentro con los ediles, junto a Miriam y las madres que colaboran en el comedor del sector barrial Esfuerzo Propio, que cumple un loable rol social.

“Es un proyecto que armaron el CAD 3 e Imagina, junto con el intendente José Freyre, que le permitirá al comedor regularizar una serie de situaciones edilicias y poder ampliarse. En este contexto social tan complicado, donde se acerca gran cantidad de niños a comer y estudiar, este proyecto es muy motivador y responde a una necesidad real de muchos vecinos de esa zona, que necesitan de un espacio. Miriam pone todo su amor, pero con eso solo no alcanza”, subrayó Rada, destacando el aporte profesional de los arquitectos.


Trabajo ad honorem

El CAD 3 ha desarrollado un proyecto de mejora edilicia para el lote particular de nueve metros de frente por 20 de fondo en el Esfuerzo Propio. Lo construido posee una cocina de escasas dimensiones y necesidad de sanitarios.

De acuerdo al mensaje ingresado, los profesionales del CAD 3 diseñaron un “ámbito cómodo y práctico”, ampliando el salón existente con una zona de servicios (sanitarios y cocina) en la planta baja, y sumando en la planta alta un espacio para depósito de alimentos.

La arquitecta Graciela Lausero indicó que la iniciativa “llega a nuestro Colegio por medio de Patricia Bertrán, presidente de la ONG Imagina. Hicimos una convocatoria a toda la matrícula para trabajar ad honorem sobre este proyecto. Somos un grupo de seis colegas que trabajamos en ello y conseguimos un lindo proyecto”.

Tras agradecer el apoyo del intendente Freyre, de Rada y de la ONG Imagina, la profesional aclaró que “la aprobación del Concejo es clave para avanzar, primero para conseguir los aportes necesarios y luego para la excepción de los aportes profesionales sobre el Colegio”.



Un primer paso

En el caso de Imagina, tiene sobre el espacio un proyecto integral, que podrá potenciarse con apoyo privado una vez que el Concejo apruebe el mensaje, para lo cual habría voluntad de todos los bloques y todo indica que el cuerpo legislativo dará el visto bueno en la sesión del miércoles.

Como requerimiento de las excepciones, el Municipio permitirá el ingreso del expediente a Obras Particulares, más la eximición de multas por derecho de edificación y por lo ya construido y no regularizado.

“Este es el primer paso, porque después deberán conseguir sponsors para poder construir. La idea es que el monto de multa que sea, se aplique directamente a la construcción y pueda avanzar más rápido. Este es un desafío que nos pone contentos, y esperemos que el Concejo lo entienda así. Son pocos metros los que hay que autorizar, pero esto les permitirá a Miriam y a los chicos tener un mejor futuro”, se esperanzó Rada.



Viandas solidarias

La ONG Imagina desarrolla un fin social en el comedor, con efectos en todo el entorno barrial. A la elaboración de viandas como prestación alimentaria, se suman talleres recreativos y educativos, que comprenden talleres de alfabetización, apoyo escolar y en lectoescritura.

Su titular, Patricia Bertrán, dio pautas sobre la labor emprendida: “Arrancamos este año con el comedor Los Niños de Miriam trabajando firmemente. Lunes, miércoles y viernes damos viandas solidarias a familias que las necesitan. La realidad es que, si bien Miriam nos ofrece su casa con todo el amor, le falta mucha instalación para trabajar como corresponde”.

El dato es que se entregan 238 viandas elaboradas “con las condiciones mínimas”, como la utilización de anafes portátiles y ollas; pero con las restricciones propias por no contar con hornos, friteras y otros elementos de cocción “para poder cambiar los menús”.

“Luego de lanzar las viandas al mediodía y de limpiar todo, vienen los chicos y adultos a hacer sus talleres y todo con enorme esfuerzo, por carecer de un lugar apto. Es un lugar ideal para trabajar en lo social y así lo sentimos. Esto lo hacemos a pulmón y sin comodidades, pero necesitamos tener una cocina, acceso al agua y al gas para mejorar todo lo que hacemos en el Esfuerzo Propio”, amplió la referente de la ONG.



Otros proyectos

Si bien todo comenzó “con un plato de comida”, la ONG -junto al comedor- se fue ilusionando con otros proyectos y otras posibilidades de crecimiento.

“Estas madres, mujeres comunes, hoy cocinan más de 200 viandas y no es una tarea sencilla. En dos horas y media elaboran todo el proceso hasta el punto de despacho de las viandas. Ellas se fueron organizando comunitariamente y de hecho han decidido emprender, haciendo ferias americanas para poder generar un ingreso en sus casas y todas participan en la escuela en diferentes niveles”, contó Patricia.

Al taller de alfabetización -con profesores voluntarios de Imagina-, se sumará a partir del 17 de octubre la implementación del programa Vuelvo a Estudiar, para dar a las mujeres la posibilidad de escolarizarse en el nivel secundario.

“El plato de comida es lo primero, después viene todo un proceso muy rico que involucra a los chicos y a sus familias, las ganas de aprender y demás. Venado es muy solidaria y nosotros creemos que así se hacen las cosas, con la fuerza de la gente unida”, reflejó Bertrán.

Ahora el Concejo tiene la palabra.