SE FORTALECIERON LAS CUADRILLAS DE DESMALEZAMIENTO

La temporada estival, húmeda y cálida, favorece el crecimiento de malezas, lo que en muchos casos genera la queja de vecinos de baldíos cuyos propietarios no hacen mantenimiento y se convierten en lugares donde se arroja basura, proliferan alimañas e insectos o son propicios para generar situaciones de inseguridad. Desde el Municipio se fortaleció la cuadrilla de higiene urbana que se dedica al corte de pasto de veredas, zanjas y espacios públicos, y en cuanto a los particulares, si son denunciados por los vecinos, se desmalezan esos terrenos y luego se factura el trabajo al propietario.

Al respecto el subsecretario de Servicios Públicos, Miguel Sansirena, admitió que en el verano los cuestionamientos son por las malezas, y en el otoño por las hojas. En ese sentido dijo que se avanzó mucho en la resolución de esos problemas con la entrega de bolsones para la colocación de restos de poda y jardines, lo que ordena la recolección y evita la formación de minibasurales.

“Los vecinos ya tomaron como costumbre solicitar que se entreguen bolsones cuando realizan corte de pasto o poda. Esta época es el pico máximo para el desmalezado, que con estas temperaturas y el régimen de lluvia, no damos abasto para mantener el pasto corto en toda la ciudad”, señaló Sansirena.

Asimismo, indicó que para ampliar la respuesta a la demanda de los vecinos se fortalecieron las cuadrillas de desmalezado, trasladando personal de otras áreas para reforzar los grupos de trabajo.

“Y en forma paralela insistimos con la responsabilidad de los frentistas y propietarios de terrenos. Hoy nos encontramos con la denuncia y demanda de los vecinos que al lado de su casa tienen un terreno baldío cuyo dueño lo tiene como inversión y no construye, dejando crecer las malezas y propiciando que otros arrojen basura y se junten roedores o alacranes, y hasta se fomente la inseguridad, ya que se esconden sujetos con el botín de los ilícitos”, planteó el funcionario.

Más adelante consideró que “los privados son responsables de mantener en orden sus propiedades, nosotros cortamos el pasto en espacios públicos, plazas y paseos, veredas y cunetas. Pero el mantenimiento de las veredas de casas particulares y de terrenos es responsabilidad del frentista. Muchas veces ocurre que van los agentes de Inspección General y labran un acta, y si no cumplen dan aviso a Servicios Públicos, que hace el corte y le cobra ese trabajo”, resumió. Finalmente, el funcionario aseguró que el sistema de bolsones da muy buen resultado, ya que, en la primera quincena de enero, entre vecinales y la Secretaría, entregaron más de 100 bolsones por semana.