Repudio por la intervención policial en el Sindicato de Choferes de Camiones

Desde la Confederación General de Trabajo queremos repudiar el allanamiento efectuado al Sindicato de Choferes de Camiones.

Las organizaciones gremiales nucleadas en esta Central fuimos, somos y seremos siempre fervientes defensores de la democracia y la división de poderes, pero la irrupción violenta por parte de las fuerzas de seguridad en la sede de Camioneros en la calle San José 1781 son una verdadera puesta en escena con el solo fin de obtener una repercusión mediática persistiendo en la idea de demonizar a los dirigentes sindicales y, especialmente, a las organizaciones de los trabajadores.

Queremos expresar fraternalmente nuestra solidaridad con los dirigentes y trabajadores que han vivido momentos angustiantes impropios de una sociedad civilizada.

Vivimos en estado de derecho y somos respetuosos del normal funcionamiento de la Justicia argentina pero resultan muy llamativas las embestidas judiciales a las organizaciones gremiales casualmente en momentos donde se han realizado fuertes críticas al Poder Ejecutivo y en vísperas de un nuevo intento de reforma laboral. Estos actos represivos no tienen otra finalidad que la de amedrentar a las organizaciones sindicales que plantean disidencias con las políticas públicas que lleva adelante el Gobierno actual. Claramente no podrán con ello torcer el brazo a quienes no tiene otro interés que defender los derechos de la clase trabajadora.

Responsabilizamos al Gobierno Nacional por el accionar de las fuerzas de seguridad en el operativo e instamos a la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich que brinde una disculpa pública por el ataque a trabajadores.

Estamos convencidos que este tipo de episodios no deben repetirse en nuestra querida Argentina. El Estado, en todos sus poderes, tiene la irrenunciable obligación de tutelar los derechos constitucionales y bregar por la tan ansiada paz social.