PIDEN A LA PROVINCIA QUE JERARQUICE LA COMISARÍA DE LA MUJER

La necesidad de tener una Comisaría de la Mujer, no sólo con la cantidad de recursos humanos adecuados, sino que funcione en un espacio más amplio que el actual, es un reclamo que se hizo en varias oportunidades, tanto desde estamentos municipales como de las ONG's que trabajan con la problemática de la violencia contra la mujer.
Dado que hace unos pocos días se conmemoró el Día Internacional de la Mujer y se reivindicaron derechos, el director de Prevención Comunitaria, Homero Domínguez de Soto, indicó que es imperativo y necesario jerarquizar ese espacio donde cada fin de semana pasan por lo menos una docena de personas que sufren conflictos intrafamiliares, gran parte de ellas mujeres víctimas de violencia.
“Es una de las grandes deudas que el Estado tiene con las mujeres, porque más allá de la buena voluntad y profesionalismo de la jefa y colaboradoras que revistan en la repartición, lo real es que trabajan en la Comisaría de la Mujer una agente cada 20 mil habitantes y no sólo deben tomar las denuncias, sino que también, si la situación lo demanda, deben actuar como psicólogas o trabajadoras sociales, conteniendo a las víctimas”, señaló el funcionario.
Más adelante advirtió que existen otros problemas, que nacen de la escasez de recursos materiales y humanos, como víctimas que están lesionadas y se deben trasladar por sus propios medios al Hospital para que un médico constate las lesiones o les saquen una fotografía para documentarlas.
Por otra parte, “ante el alto grado de conflictividad que se registra cada fin de semana, es clave incorporar un equipo interdisciplinario que brinde contención a la víctima apenas se acerca a realizar a la denuncia, en principio una psicóloga y una trabajadora social, quienes podrían aliviar la tarea de las agentes y también dar la contención necesaria a la denunciante”, observó.

“Sabemos que no resulta fácil para una mujer que sufre violencia física o verbal, abusos, control económico, superar las barreras del miedo y plantear ante un extraño sus problemas, y es allí cuando entendemos que deben tener un apoyo profesional, que de buena fe y con mucha voluntad, las agentes de la Comisaría de la Mujer brindan, y en este punto destacamos el trabajo de la jefa Yanina Zurlo y las agentes que revistan en la repartición, pero no es justo, ni para ellas ni para las víctimas, no disponer de un lugar fuera de la Comisaría donde, como ya ocurrió muchas veces, se cruzan con el agresor en los pasillos del edificio, condicionando su estabilidad emocional”, completó.