Operativo Aprender 2019


Al igual que en las ediciones anteriores, el Operativo Aprender implementado por el gobierno nacional volvió a despertar críticas sobre su metodología y objetivos reales a los cuáles apunta. “El verdadero problema es que están armadas para que salgan mal. Porque el objetivo real que persigue es dotar al gobierno de herramientas para profundizar el ajuste en Educación, no herramientas que procuren realizar un diagnóstico serio”, señaló el titular del Sadop Rosario, Martín Lucero.


El dirigente agregó que desde el ámbito gremial coinciden es que es necesario realizar evaluaciones que permitan trazar un diagnóstico. “No estamos en contra de evaluar. El problema es que si la prueba está mal diseñada, sin atender a cuestiones pedagógicas, desconociendo los aprendizajes regionales, las características de los establecimientos educativos y su accesibilidad, el resultado será inevitablemente por debajo de las expectativas”, indicó Lucero.


Desde la entidad gremial lamentaron que el gobierna insista año tras año con esta iniciativa y lo haga de manera estandarizada porque va a “contrapelo de conceptos como aulas plurales, aprendizajes significativos e inclusión educativa”.
Sostuvieron además que “luego de años de ajustes en sus políticas de capacitación docente, reducir el interés a evaluar es dejar pasar la oportunidad de obtener un diagnóstico real de nuestro sistema educativo. Es todo lo contrario a lo que esperamos del Estado”, expresó Lucero.


Además firmaron que todavía se están esperando las políticas de cambio genuino luego de las pruebas de años anteriores y esto reafirma que “el gobierno busca culpabilizar a los docentes y a las familias de la crisis educativa. Crisis que en realidad tiene sus raíces en la problemática socio-económica y en las políticas educativas oficiales", concluyó.