Murió la jubilada a la que le habían amputado la pierna equivocada en una clínica de Berazategui


Magdalena Leguizamón sufrió un paro cardíaco mientras se encontraba internada en una clínica de Quilmes
Murió la jubilada a la que le habían amputado la pierna equivocada semanas atrás en el Sanatorio Berazategui. La mujer de 66 años, afiliada al PAMI, quien sufría de diabetes ya había sido sometida a una extirpación de una parte del pie de la misma pierna y, en la última intervención, se debía amputar la pierna a la altura de la rodilla.

Sin embargo, al despertar de la anestesia, fue la propia paciente, identificada como Magdalena Leguizamón, quien tomó conciencia de que los cirujanos le habían cortado la pierna sana.

Lo primero que vio la mujer cuando comenzó a recobrar el conocimiento fue la cara de su hija Mayra, que estaba a su lado. "Me siento rara. No puedo levantar la pierna izquierda", dijo inmediatamente la paciente. "La derecha mamá, el problema es en la derecha", le respondió su hija. Magdalena insistió: "No, la que no puedo mover es la pierna izquierda". Cuando Mayra levantó la manta que cubría de la cintura para abajo a su mamá se encontró con el horror. Los médicos se habían confundido y cortaron la pierna equivocada. Silencio absoluto de la clínica, allanamientos, médicos imputados, ninguna respuesta para la señora y su familia que comenzaron a vivir una pesadilla.

En la noche del martes, al rededor de las 22.30 horas, la jubilada sufrió un paro cardiorespiratorio en la clínica Ceni de Quilmes donde se encontraba internada. Allí le habían informado que además de haberse equivocado en la amputación, hubo un mal diagnóstico, ya que no era necesario amputarle ninguna de las dos piernas. Resta saber si el fallecimiento es a raíz del caso de mala praxis sucedido en Berazategui.