Las multas de Transito pueden alcanzar los 30 mil pesos

La jueza de Faltas de Venado Tuerto, Janina Ferreyra, junto a la directora de Tránsito, Natalia Jaureguizahar, brindaron información sobre el proceso administrativo que se debe atravesar al momento de cometerse una infracción y destacaron que las transgresiones más frecuentes son, en automóvil, el uso del celular, la alcoholemia y el estacionamiento en lugares prohibidos; mientras que en moto la falta de casco sigue siendo la más común.
Según precisó Ferreyra, “el Tribunal de Faltas viene a ser el último eslabón del procedimiento administrativo que comienza con una persona que comete una infracción y un inspector de tránsito que le labra un acta constatándola”. Al tomar conocimiento de esta infracción, comienza la etapa de juzgamiento, para ello “contamos con todas las herramientas legales que están previstas, desde la ley nacional de tránsito, leyes provinciales y ordenanzas municipales, donde está establecido el procedimiento administrativo que hay que llevar adelante hasta llegar a una sentencia, que es la sanción de dicha falta”.
Asimismo, destacó que “la ley de tránsito nos indica que si el inspector, al momento de la constatación de la infracción, pudo identificar al conductor, el procedimiento sigue hacia esa persona, y en caso donde no sucede así, se presume que el infractor es el titular registral, hacia quien va dirigido el procedimiento”.
Llegado el momento de la sentencia, “contamos con una serie de herramientas para decidir qué tipo de sanción le corresponde a ese infractor y cómo se llega a la práctica, ya sea con multas económicas, donde hay mínimos y máximos establecidos por Unidades Fijas (UF) que están atadas al valor de la nafta -actualmente en 31,34 pesos-; tareas comunitarias o inhabilitación”, añadiendo que “en el procedimiento administrativo se recopila la información necesaria que se utilizará luego para determinar la sanción”.
“Al presumirse que la persona a la que se está juzgado cometió la infracción, se brinda el derecho a la defensa, presentándose al tribunal por voluntad propia o por haber sido notificado, de hacer trámite con abogado, defenderse en una audiencia, probar la inocencia y demás. Con esos datos, y sumando los antecedentes, se determina si hay sanción y si se aplica por montos económicos o por tareas comunitarias”, enfatizó. Y agregó: “En el Tribunal de Faltas de Venado está garantizado todo el procedimiento administrativo, porque si no queda que se labra el acta y hay que pagarla, como sucede en otros ámbitos, por ejemplo, con las infracciones que registra la Agencia Provincial de Seguridad Vial (APSV), donde se cuenta con los mismos derechos de defensa”.



Faltas graves o leves
Por otro lado, Ferreyra explicó que las infracciones se dividen entre graves (manipular un celular, cruzar semáforo en rojo, conducción peligrosa, alcoholemia, no tener cobertura de seguro, conducción indebida) y leves (estacionar en lugares prohibidos, no portar tarjeta verde); siempre con atenuantes y agravantes, ya que es distinto manipular un celular cruzando una bocacalle o detenido en un semáforo en rojo, que si bien tampoco corresponde, la circunstancia es diferente; lo mismo que frenar en un lugar que no corresponde para realizar un trámite, que para bajar a una persona con movilidad reducida. Por ello Jaureguizahar destacó que a los inspectores se les solicita una descripción minuciosa al momento de labrar un acta.
La jueza a su vez destacó que cada infracción, por ley nacional, tiene establecido un mínimo y un máximo. Las multas para infracciones consideradas graves pueden variar entre 300 y 1.000 UF, es decir, a valores actuales, entre 9.400 pesos hasta 31.340 pesos. Mientras que las infracciones leves tienen un mínimo de 30 UF (940 pesos) y un máximo de 100 UF (3.1340 pesos).
Cabe recordar que, por ordenanza, está establecido que un infractor tiene la posibilidad de un beneficio de “pago voluntario”, obteniendo un descuento del 30 por ciento, es decir abonando un 70 por ciento del monto final en pesos.
Cuando hay multicausas, se unifican y se resuelven en conjunto; pero es una circunstancia que se tiene en cuenta para decidir una pena económica mínima, máxima o intermedia, y pierde el beneficio del pago voluntario.



Traslados al corralón
Por último, la jueza Ferreyra informó que las infracciones más frecuentes en conductores de automóviles es el uso del celular, el estacionamiento en espacios no permitidos y la alcoholemia, siendo esta última una de las principales motivos de secuestro y traslado de vehículos al corralón municipal; mientras que en motocicleta es usual la falta de casco, que “por suerte viene en disminución”.


FUENTE: DIARIO EL INFORME