Lacunza reconoció que las medidas son "duras" pero aseguró que es un "disparate hablar de un corralito"


El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, afirmó que los controles cambiarios que impulsó el Gobierno por decreto en las últimas horas "son medidas incómodas, pero si no las hacemos las consecuencias son peores". Además, habló sobre la posibilidad de que aparezca un dólar paralelo y rechazó las versiones sobre un corralito a los depósitos.

En diálogo con Periodismo Para Todos, Lacunza aseguró que "las reservas totales del Banco Central son de 57 mil millones de dólares para atender la demanda que haya de depósitos, del mercado cambiario, de pago de deuda".

El titular de Hacienda expresó que este "control de capitales" se hace "por una realidad: que no podés negar". En ese sentido apuntó a la contundente derrota del Gobierno en las PASO: "Del 12 de agosto para acá hay un cambio evidente, el riesgo país pasó de 900 a 2000 en esa semana, el dólar de 45 a 55 pesos".

"No es cierto que el Banco Central especuló por instrucción del Presidente", expresó Lacunza tras las críticas del arco político opositor sobre las reacciones del Gobierno tras la fuerte devaluación post elecciones. "No existe tal cosa como teoría conspirativa", agregó el ministro quien también lamentó que "la Argentina perdió crédito después de ese día".

INFOBAE.COM