La sentencia contra Lázaro Báez se postergaría hasta 2020 y los jueces deberán decidir otra vez sobre su preventiva


El 30 de octubre, el juicio por "la ruta del dinero K" cumplirá un año. La fecha coincidirá, de acuerdo al cronograma estipulado, con la declaración de los últimos testigos. Hasta ahora declararon 90 personas y todavía restan otras 34. Recién en noviembre, el juicio entraría en etapa de alegatos. Con 4 acusadores y 27 imputados, se descarta que esa instancia demorará al menos dos meses, salvo que el TOF 4 decida imprimirle otro vértigo al juicio, sumando más audiencias semanales. Así, la sentencia que involucra a Lázaro Báez, a sus hijos, y al resto de los imputados se postergaría para el 2020.

El juicio tiene apenas una audiencia por semana, los miércoles. Con esa agenda tan ajustada, cualquier imprevisto con los testigos demora el cronograma. Lo más común es que se extiendan las declaraciones y se reprogramen para la siguiente audiencia. Pero no es el único factor. En las últimas tres semanas no hubo audiencias por un problema de salud del presidente del tribunal, Néstor Costabel. El juicio se reanudará recién este miércoles.

Lázaro Báez asistió a las primeras audiencias, a fines de 2018, y luego dejó de ir. Hace tres meses, también se ausentó su abogado, Victor Hortel, ex jefe del Servicio Penitenciario Federal. Primero se habló de un motivo de salud, pero nunca quedaron claras las razones de su ausencia. Al empresario ahora lo representan José Velázquez, que también defiende a su hija Luciana, y Elizabeth Gasaro.

INFOBAE.COM