LA ESCUELA DE SAN MARCOS CELEBRA SU 72º ANIVERSARIO CON UNA PLANTACIÓN DE ARBOLES AUTÓCTONOS



La Escuela Nº 833 “Comodoro Rivadavia” de San Marcos anunció una serie de actividades conmemorando su 72º aniversario, con el apoyo del Municipio de Venado.

El viernes 20 de septiembre, a las 17, desarrollará un acto protocolar, con palabras de autoridades, bendición del párroco Julio Casoni, una plantación de árboles autóctonos en el predio de la Capilla San Marcos y la actuación de la cantante Naymé.

El sábado 21, a las 21, tendrá su cena de gala en el salón de la cooperadora escolar, donde ofrecerá un baile con alumnos del establecimiento y la participación coreográfica del Ballet Estable Municipal.

En nombre del Municipio, el secretario de Espacios Públicos, Darío Mascioli, comentó que “hay mucha gente que trabaja junto a la escuela y la capilla. El año pasado colaboramos con una mano de pintura en la Iglesia, para recuperar su importante valor arquitectónico; ahora estamos acompañando este proyecto escolar de una barrera arbórea, vinculado a la naturaleza y el medio ambiente, como parte de las actividades de su 72º aniversario”.

En cuanto a la plantación de árboles, la directora de la Escuela Nº 833, Silvia Ríos, indicó que se hará “en dos laterales del predio de la capilla de San Marcos; son especies autóctonas que necesitan mucho consumo de agua y esto favorecerá a la zona, al estar rodeada de inundaciones. Y por tratarse de un septiembre especial, la tradicional cena baile se destinará al festejo anual de la escuela”.

El Vivero Tonos de Verde donará 20 plantas autóctonas, entre ellas ceibos, álamos, palo borracho, timbo blanco y colorado. Cada ciudadano o institución podrá plantar su árbol y plasmar su nombre.

El párroco Julio Casoni detalló que “acompañamos el proyecto escolar ofreciendo el espacio de la capilla, un terreno grande que no estaba arbolado y que está frente a la escuela. Desde hace más de 30 años la Iglesia intenta vincular espiritualidad y ecología. La idea es descubrir que toda la naturaleza es regalo de Dios y nosotros somos parte de esa naturaleza. Plantar un árbol es un gesto tan espiritual como rezar. Vida en la naturaleza y espiritualidad son dos caras de una misma moneda, y ambas nos vinculan con Dios”.



Compromiso ambiental

Caleb Sar, alumno de cuarto grado, contó que en la escuela “estamos trabajando con lo que pasa en el Amazonas y los incendios, y así plantamos árboles para salvar al mundo”.

Afectada por las inundaciones en la zona, la Escuela de San Marcos había sufrido la merma de alumnos por las migraciones familiares hacia las ciudades, pero este año pudo recomponer una matrícula de 34 chicos, 12 en el nivel inicial y el resto en el primario plurigrado.

El establecimiento, entre sus proyectos, cría árboles autóctonos -aun no trasplantados-, bajo la orientación docente de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNR.