IMPACTO EN NUESTRA CIUDAD DEL AJUSTE ECONÓMICO NACIONAL

En un extenso diálogo con el programa “Dos en la Ciudad”, el intendente José Freyre se refirió al difícil cuadro social producto del modelo económico vigente, cuya crisis se profundizó en los últimos días y obligó al Gobierno nacional a tomar una serie de medidas de ajuste presupuestario y quita de subsidios, con impacto en el transporte, los servicios públicos y la salud, entre otras políticas sociales.

“A la baja de ingresos por merma de coparticipación, nosotros también tenemos la baja de tributos como el DRI, que marca la actividad comercial en la ciudad, del orden del 30 por ciento. Nuestro desafío es mantener lo que hacemos en obras y servicios, o sostener más demanda, pero con menos ingresos”, contextualizó.

Luego remarcó que “al Fondo Sojero (Solidario) se suma ahora la quita del subsidio al transporte público; desde el Municipio hicimos un gran esfuerzo para renovar la flota, tener un boleto estudiantil gratuito y un boleto muy accesible de seis pesos. Incluso estamos ampliando horarios y trayectos, que estamos reconfigurando en el marco de un achique presupuestario”.

Ya desde fines del año pasado, el Municipio venía advirtiendo sobre el aumento de familias demandando alimentos, o más cantidad de gente requiriendo trabajo, peticiones que son cada vez mayores, al igual que el pedido de medicamentos, sea por el recorte de programas nacionales como el Incluir Salud o por la pérdida de cobertura de las obras sociales.

Las tarifas de los servicios públicos también fueron abordadas por el intendente Freyre. “Hay casi 2 mil familias que van a quedarse sin la tarifa social de la electricidad”, alertó.

En cuanto a las estrategias del Municipio para mitigar el impacto de la crisis, el mandatario aseveró que “no nos quedamos a esperar que las cosas se agraven. Tomamos medidas de austeridad pero sin cortar servicios, obras o planes sociales, como el Venado Integra. Ampliamos el presupuesto en integración e inclusión social. Ya en 2001 y 2002 pudimos superar situaciones críticas, durante la gestión de Roberto Scott, o más adelante en 2009, porque teníamos una red de instituciones bien consolidada. Teníamos un monitoreo permanente de la situación de salud y nutricional, pero también armamos programas de economía social, como el ProHuerta, que permitió a muchas familias superar aquella situación”.


Contexto local y nacional

Retomando el tema transporte público, Freyre enfatizó: “Tenemos más de 30 trabajadores en el sector, con jornadas completas y vehículos que requieren de combustible y mantenimiento, así que ahora veremos cómo seguimos. Los subsidios que recibíamos eran algo discontinuos en las entregas, pero al menos eran una ayuda”.

En efecto, según los números proyectados para 2018 sobre la base del periodo enero- mayo, el TUP municipal percibe un total de subsidios de 8,3 millones de pesos, correspondiendo 6,3 millones a lo recibido de Nación. El número es altamente significativo del efecto que puede causar la quita en la estructura de costos.

Más adelante, habló de “un contexto local y otro nacional, que veremos cómo impacta. A fines del año pasado había casi 4 mil familias con problemas de pago y llegamos a 12 mil a julio de este año. En medio ocurrió la situación del amparo, pero el dato real es que hay 12 mil familias que están refinanciando y que tienen la inminencia de corte del servicio eléctrico”.

El intendente confió que “junto con las vecinales, organizaciones sociales y clubes, estamos haciendo un monitoreo barrio por barrio, respecto a la situación, para ver cómo intervenir. Otro tema que preocupa mucho es el deterioro del empleo, un escenario que ojalá pueda revertirse”.


Chicana y no diálogo

Sobre el cierre del reportaje, Freyre puso en foco las recientes declaraciones de Marcelo Gómez, el jefe policial de la URVIII, en cuanto a una supuesta inacción municipal en cuestiones como tránsito, desmalezado o iluminación, vertidas en una reunión de la Comisión de Seguridad en el Concejo.

“Al ministro (de Seguridad, Maximiliano Pullaro) y al jefe de la URVIII les presentamos una nota sobre cuáles sectores tenemos que desmalezar. Hoy no tenemos lugares complejos en ese sentido, porque hasta los mismos vecinos nos llaman cuando hay baldíos y vamos y desmalezamos. El alumbrado público, que hace la CEVT, tiene prioridades que definen los mismos vecinos. Nosotros mismos hicimos reclamos cuando vemos que algún lugar no tiene suficiente iluminación. Y entre todos hicimos el esfuerzo para que la ciudad esté más iluminada, porque tiene que ver con la seguridad”.

Finalmente, aseguró: “El actual jefe policial no ha elegido el diálogo sino la chicana. El dato más importante es que los robos se siguen dando en la ciudad, no han aminorado, y ante esta situación en vez de dar el ejemplo y trabajar para resolver estos problemas graves, están pensando en las elecciones del año que viene. Claramente han elegido el camino de la descalificación”.


FUENTE: RADIO CIUDAD 88.1- PRENSA MVT