Estabilizar el dólar y cuidar las reservas: la clave del nuevo intento de tregua política


Nuevo capítulo de la difícil tregua política. Esta vez, requirió medidas en dos tandas –extensión de vencimientos de deudas y control de cambios- y una nueva secuencia de conversaciones entre las partes, entre operadores políticos y económicos. Los renovados contactos entre Mauricio Macri y Alberto Fernández fueron el resultado de esas charlas previas habilitadas y, algunas, más informales. Y la garantía, con las precariedades del caso, sería una sola: estabilidad del dólar y cuidado de las reservas, según la combinación de objetivos visibles. Eso al menos se respira en el Gobierno y en el círculo del candidato más votado, que sigue el día a día desde Madrid.

En una y otra vereda, cuidando no hacer ruido, subsisten los recelos, que en mirada restrospectiva remiten a las facturas por los fracasos anteriores en acuerdos mínimos. De un lado, cuestionan a Macri y figuras cercanas por tratar de descargar las responsabilidades de la crisis sobre Alberto Fernández, pero señalan fundamentalmente unas primeras declaraciones de Hernán Lacunza sugiriendo el uso a granel de reservas para frenar el dólar. Del otro lado, cuestionan el "juego doble" del ex jefe de gabinete entre la moderación y definiciones más que inquietante como las hechas luego de la cita con el FMI y las expresadas a The Wall Street Journal.

Difícil desarmar esas desconfianzas a esta altura, según admiten los dialoguistas, que de todos modos trabajan con sentido práctico. Y ese pragmatismo parece haber sido útil para encontrar un punto de equilibrio, a prueba y demandante de cuidados.

Infobae.com