Enrico insiste en la creación de hogares para adolescentes

El senador provincial Lisandro Enrico ante la problemática de los menores de edad vinculados al consumo de drogas y al delito, volvió a reclamar una mayor articulación entre el gobierno provincial y el gobierno municipal, con el propósito de crear nuevos espacios que posibiliten el abordaje de los problemas de estos adolescentes (en su mayoría masculinos), de acuerdo a que actualmente en la región no existen centros u hogares donde puedan tratarse estos casos.

En referencia a los menores de edad que presentan un alto grado de vulnerabilidad y causas penales, el legislador radical sostuvo que la estrategia de devolverlos a las casas y no darle ingreso a una comunidad terapéutica para ayudarlos, evidentemente fracasó, porque los jóvenes suelen regresar rápidamente a la delincuencia y en la zona no existen lugares donde puedan abordarse estos casos que cada vez son más reiterados.

Sin ir más lejos, Enrico argumentó que esta situación preocupante quedó probada con el caso del menor de 15 años que cometió 4 hechos delictivos en 3 días, quien debió ser trasladado a la localidad de Olavarría (Buenos Aires) debido a la falta de lugares en la ciudad y región para desarrollar un correcto tratamiento sobre el joven.

Al respecto, el senador provincial expresó: “Lamentablemente estos casos se multiplican, la cantidad de causas de delitos por personas menores a 16 años crece y la falta de respuesta por parte del estado es mayor. Es momento de pensar en una nueva estrategia. Cuando planteé el tema de los hogares, encontré cierta resistencia por parte de la Municipalidad de Venado Tuerto, por lo cual creo que es un tema que nos tiene que encontrar unidos porque evidentemente es un trabajo en conjunto. La ley establece que son los propios municipios los que tienen que velar en los primeros niveles de intervención y después con la justicia, sin dudas en esto hace falta un mayor compromiso”.

“Seguimos teniendo en la ciudad de Venado Tuerto un lugar construido con el esfuerzo de muchos vecinos para la contención y el alojamiento de jóvenes en comunidad terapéutica que es el Hogar Pablo VI, sin embargo, no se utiliza para esos fines. Si bien se cumplen otras tareas, su funcionamiento difiere al objetivo que se tuvo en cuenta cuando producto de gestiones municipales y provinciales se empezó a construir”, agregó Enrico.

Para el mandatario departamental la falta de esos espacios agrava la situación, porque esos menores que delinquen regresan inmediatamente a sus casas donde no hay una contención familiar y en consecuencia otra vez vuelven al mundo de las adicciones, al delito, atentando contra ellos mismos y a su vez, contra la sociedad. “Volvemos a insistir con este pedido de que se habiliten espacios u hogares para tener comunidades terapéuticas de tratamientos y evitar la escalada de violencia en estos menores de edad”, concluyó Lisandro Enrico.



Bracco coincide con el planteo de Enrico

De acuerdo a la propuesta del senador Enrico, la Delegada Regional de Niñez, Adolescencia y Familia, Silvina Bracco, mantuvo coincidencias, pero a su vez sostuvo que es fundamental no hablar más de espacios para los jóvenes no punibles, más bien, debería pensarse en espacios para jóvenes con diferentes problemáticas. Incluso, citó como ejemplo ´La Casa´ de Venado Tuerto (ex Casa AMAS), donde se llevó adelante un acuerdo entre la provincia y la municipalidad para abordar casos de jóvenes vulnerables.

“Tenemos la necesidad de generar espacios de alojamiento de adolescentes, para chicas y chicos. Sabemos que no es sencillo llevarlo adelante, este proyecto requiere diferentes armados, pero insistimos en el caso de “La Casa” (Venado Tuerto) o el Centro Residencial de Villa Cañás, ambas instituciones tienen dependencias municipalidades y funcionan con convenios provinciales. En estas residencias se encuentran jóvenes con problemáticas de consumo, aunque no son severas. Ahora bien, para aquellos adolescentes que padecen fuertemente las adicciones, deberíamos disponer de otros tipos de espacios. La realidad indica que son necesarios”, manifestó Bracco.

Los alojamientos encuadrarían el marco de las leyes vigentes, que son diferentes a las medidas excepcionales. Según los artículos legislativos de la provincia en materia Niñez, los alojamientos pueden ser hasta 6 meses, pero también existen otras figuras jurídicas como las medidas de protección de personas o las internaciones en el marco de la salud mental, que posibilitan trabajar el consumo de sustancias. Esas herramientas jurídicas son clave para poder pensar en una institucionalización, siempre y cuando se trabaje con la voluntad del joven.

Por último, la delegada provincial indicó que es importante considerar las comunidades terapéuticas para aquellos chicos que padecen el consumo en niveles mayores. “La Dirección Provincial de Niñez tiene convenios con algunas comunidades terapéuticas en la provincia de Buenos Aires que abordan muy bien la temática, allí hay chicos alojados. A esto apuntamos, a fomentar réplicas en nuestra región de acuerdo a que su aporte sería fundamental”.

“Es importante remarcar la necesidad de tener nuevos espacios de alojamientos, distintos a los que tenemos disponibles. Éstos centros residenciales cumplirían otras funciones, mediante el abordaje de profesionales harían más hincapié en adolescentes que hoy sufren el efecto nocivo de las adicciones”, finalizó Silvina Bracco.