El nuevo círculo del poder: quiénes integran la mesa chica de Alberto Fernández en las oficinas de la calle México



Respaldado por doce millones de votos logró que después del 11 de agosto se hable de su lugar, México 337, más que del Instituto Patria, sede del poder cristinista. Antes de las PASO, como precandidato, Alberto Fernández confesaba que le costaba imponer un título en los medios. Desde hace un mes y cinco días, si está en Buenos Aires, tiene guardia permanente frente a su búnker donde hay un solo ingreso y cero discreción. Este último fin de semana recibió una sorpresa: alguien dibujó graffities en las paredes del frente que había sido pintado de gris plomo en junio, antes del estreno.

Casi todos los libros en las oficinas de Fernández fueron publicados por Editorial Octubre. Su amigo Juan Manuel Olmos, que lidera la porteña agupación Nuevo Espacio de Participación, se los pidió a su otro amigo Víctor Santa María que tiene oficinas en la misma manzana pero sobre la calle Venezuela donde está la sede del Suterh. En el último estante de la biblioteca de la sala de reuniones se destaca "Lula, El gobierno en imágenes (2003-2010)". Todos saben que Fernández quiere a Ignacio Lula Da Silva libre, fue a visitarlo a Curitiba y pidió ante el Papa Francisco que interceda para su liberación.

Entre esa sala y la oficina de su secretaria, María Cantero, hay un jardín de invierno de un metro por tres. En la oficina vidriada de la histórica colaboradora, que antecede a la del candidato, hay una foto de Fernández con el diputado y nieto restituido Juan Cabandié y Anita, su otra secretaria. Cabandié sólo va para alguna reunión concreta pero es uno de los que tiene ingreso irrestricto, está cerca y ayudó al reencuentro de Fernández con Máximo Kirchner y luego con Cristina.

La única oficina discreta, sin vidrios que dejen ver quién está dentro, es la de Fernández. Las otras oficinas en la planta baja son vidriadas: una la ocupa Santiago Cafiero, la otra Juan Manuel Olmos y la tercera Claudio Ferreño, candidato a legislador por el Frente de Todos y amigo inseparable de Fernández.

En el centro hay dos 'puestos', escritorios con dos computadores. Uno lo ocupa una de las pocas mujeres del staff permanente, Cecilia Gómez Miranda.

INFOBAE.COM