El Partido Justicialista frente a un nuevo acuerdo que el Gobierno busca con el FMI.

El 3 de Enero de 2006, a dos años y medio de haber asumido la presidencia de la República Argentina, y encontrarse con un País devastado, con el cuerpo social herido, con niveles inéditos de desocupación (27 %), pobreza (56 %), indigencia (30 %) Néstor Kirchner nos anunciaba por Cadena Nacional a todos los argentinos y al mundo que ese día cancelaba al contado la deuda total que nuestro País mantenía con el FMI por un total de 9.800 millones de dólares para alcanzar la soberanía en las decisiones económicas de nuestro país.
El 8 de Mayo de 2018, también a dos años y medio de asumir, el Presidente Macri anunciaba a todo el País que iba a pedirle un crédito al FMI para enfrentar la crisis económica y financiera producida por las políticas diseñadas por el “mejor equipo de los últimos 50 años” , y que únicamente favorecen a los sectores concentrados de la economía (generadoras de energías, grandes productores agropecuarios, bancos, grandes cadenas de supermercados, exportadoras de cereales y todos los sectores de la economía transnacionalizada), mientras generan gravísimas consecuencias para la mayoría de los argentinos: crecimiento geométrico del endeudamiento externo, inflación galopante, desocupación, tarifazos impagables, cierre de pequeñas y medianas empresas, pérdida del poder adquisitivo del salario real, paritarias a la baja, saqueo a los jubilados y beneficiarios de planes sociales, estaban a punto de estallar por los aires cuando el Banco Central, a pesar de entregarle al “mercado” (sus
amigos), casi 7.000 millones de dólares de sus reservas, era impotente para detener la escalada del billete verde, mientras sobrevuela la sombra negra de las Lebac .
Es bueno recordar que el presidente Macri recibió un País absolutamente diferente al que recibió Néstor Kirchner: Argentina estaba desendeudada, con desocupación bajísima, con baja real de la pobreza y la marginalidad, con enorme cantidad de pequeñas y medianas empresas produciendo y dando trabajo a millones de compatriotas, con la mayor inclusión social de nuestra historia, con la economía real creciendo, con mejoras enormes en salud y educación, con más derechos para todas y todos.,
Este acuerdo con el FMI, que únicamente es para favorecer a los amigos del poder, significa para todo el pueblo argentino, sufrir mayores ajustes, flexibilización laboral, más desocupación, más pérdida del salario real, mayor rebaja de los haberes jubilatorios para volver a las tristemente célebres AFJP, menor salud, educación y seguridad, todas calamidades a las que nos quieren llevar nuevamente esta nefasta alianza que se llama Cambiemos y que forman el PRO y la UCR.
Por todo esto, desde el Partido Justicialista de Venado Tuerto, expresamos nuestro más enérgico rechazo al acuerdo que el presidente Macri quiere firmar con el FMI, porque somos diferentes, porque tenemos memoria, porque ya lo sufrimos, porque no estamos dispuestos a hipotecar el presente y el futuro de nosotros y de nuestros hijos.
Hacemos un llamado a todas las fuerzas políticas, gremiales y sociales que conformamos el campo Nacional y Popular a que se opongan fuertemente a este acuerdo, con todas las herramientas a nuestro alcance y que la Constitución Nacional nos provee.-
Venado Tuerto, 16 de Mayo de 2018.