El Ministerio Público de la Acusación envío 1.300 armas de fuego a la ANMAC para su destrucción

Fueron secuestradas en causas que se tramitan en toda la provincia en el marco del nuevo sistema procesal santafesino. También fueron remitidas 800 municiones. El operativo se hizo cumpliendo todos los recaudos que establece la legislación nacional vigente.

Un total de 1.300 armas de fuego y 800 municiones fueron remitidas por el Ministerio Público de la Acusación a la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMAC) para su destrucción. El envío forma parte de una primera remesa de armas que fueron secuestradas en el marco de causas que se tramitan en toda la provincia en el nuevo sistema procesal penal santafesino.
El operativo de traslado fue realizado por personal de las Tropas de Operaciones Especiales (TOE) de la policía de la provincia. Las armas fueron llevadas en vehículos oficiales y cumpliendo todos los recaudos que establece la legislación nacional vigente.

Medidas de seguridad
Según remarcaron los funcionarios del MPA que tuvieron a su cargo la entrega de las armas, la tarea se realizó en cumplimiento del protocolo para la destrucción de armas de fuego que fue aprobado por el Fiscal General a través de la resolución número 305 de 2107. Además, también indicaron que la remisión de las armas se realizó cumpliendo estrictamente todas las normas establecidas por el Sistema Automatizado de Identificación Balística (SAIB).
Entre otras medidas, hicieron hincapié en el cumplimiento de las pruebas de disparos con conservación y resguardo de proyectiles y vainas, como así también el correcto precintado de seguridad.
Por otra parte, los funcionarios del MPA adelantaron que están al aguardo de que la ANMAC otorgue un nuevo turno de atención. En tal sentido, detallaron que se hará un nuevo envío con gran cantidad de armas que ya está disponibles para ser destruidas.

¿Qué es el SAIB?
El Sistema Automatizado de Identificación Balística fue creado en 2012 por el ministerio de Seguridad de la Nación. Busca recopilar datos acerca de armas de fuego, vainas servidas y proyectiles secuestrados en investigaciones penales. En tal sentido, tiene como objetivo generar un perfil de identidad de cada arma peritada, para luego registrar ese perfil en una base de datos y facilitar las posibilidades de resolución investigativa de delitos.
Para nutrir y potenciar el registro y el entrecruzamiento de datos, el ministerio de Seguridad de la Nación y el Consejo Federal de Política Criminal firmaron un convenio para promover la adhesión de las fiscalías provinciales al SAIB. Desde entonces, progresivamente los ministerios públicos y procuraciones de las provincias –entre ellos, el MPA– fueron incorporándose al Sistema.