EN EMOTIVO ACTO, SE IMPUSO EL NOMBRE “PADRE ALFREDO GIRALDI” A EX PLAZA MITRE

Este sábado la tradicional plaza "Mitre" (delimitada por las calles Brown, Saavedra, Colón y España) pasó a denominarse "Padre Alfredo Giraldi", en homenaje al párroco que dedicó gran parte de su vida a la comunidad y en especial a los fieles de la parroquia Santa María Josefa Rosello, situada frente a dicho espacio público.
Del acto participaron, entre otros, el intendente José Freyre, concejales, abanderados escolares, la Banda Municipal Cayetano Silva, allegados al Padre Giraldi y fieles de la parroquia, oportunidad donde se descubrió cartelería con la imagen del sacerdote. La invocación religiosa y las bendiciones estuvieron a cargo del obispo diocesano Monseñor Gustavo Help.
Cabe recordar que el proyecto había sido presentado tiempo atrás por la concejala Liliana Rostom y recibió el acompañamiento de todo el cuerpo legislativo, coincidiendo en la necesidad de "destacar la trayectoria" del religioso.

Sebastián Roma, subsecretario de Educación y Cultura, comentó: "Este acto es mucho más que una imposición de nombre, es un justo reconocimiento a la labor social y religiosa tan importante para nuestra ciudad. Hoy estamos reconociendo a alguien que daba su tiempo para escuchar, aconsejar y curar el alma. Era común verlo hasta altas horas de la noche en el Hospital atendiendo enfermos y era común verlo en el trabajo social en la capilla".
"El padre Giraldi está más que nunca presente entre nosotros", remarcó el funcionario.
Los presentes compartieron entre ellos innumerables historias y anécdotas que tuvieron con el sacerdote.

Cabe recordar que este evento debió ser reprogramado en varias oportunidades por cuestiones climatológicas.


Su trayectoria
El padre Alfredo Giraldi, quien fue capellán, estuvo a cargo de la parroquia Santa María Josefa Rosello durante cuatro décadas. Fue también vicario general de la Diócesis de Venado Tuerto y falleció siendo monseñor a los 81 años.
Oriundo de Las Rosas, se formó en Rosario y luego fue trasladado hasta Chañar Ladeado, hasta que el Obispado de Venado Tuerto lo incorporó como secretario canciller.
En la década del 70, con la creación de varias parroquias, su destino fue la Santa María Josefa Rosello, donde estuvo al frente ininterrumpidamente hasta su muerte en 2011.


FUENTE: LA GUIA SEMANAL.COM.AR- PRENSA MVT