EL INTENDENTE RECIBIÓ A CICLISTA Y AMBIENTALISTA COLOMBIANO



Álvaro Pérez Ramírez es un estadounidense nacionalizado colombiano, que dejó todo para poder recorrer el mundo en busca de generar un cambio favorable para el planeta. Recorrió 22 países en 11 años y batió dos récords mundiales.

Veterinario y colaborador de la ONG internacional Greenpeace, Pérez Ramírez reconoce que hay muchas cosas que preocupan, pero se pregunta cuándo va a parar el maltrato animal, cuándo va a parar la tala indiscriminada de árboles, cuestiones éstas que no son ajenas al mundo.

Ayer llegó a Venado Tuerto y fue recibido por el intendente José Luis Freyre junto al director de Deportes, Alberto Hornstein, para luego seguir su recorrida rumbo a Buenos Aires. Arribó al Palacio Municipal junto al dirigente del ciclismo local Luis Pieraccini (h).

El ciclista y ambientalista colombiano recorre la Argentina para entregar un proyecto animal a intendentes y concejos municipales con el fin de erradicar la vulneración de la vida animal en distintos puntos del país. Pérez Ramírez eleva los petitorios a Greenpeace y desde ese organismo se actúa en consecuencia.

"Yo no quiero que la gente monte bicicletas conmigo, lo que quiero es que la humanidad se concientice. Yo sacrifiqué todo para salir a andar por un planeta que se está deteriorando. Me duele en el corazón lo que el ser humano hace con el planeta y con los animales", declaró Pérez Ramírez.

Desde Buenos Aires se trasladará a Cracovia (Polonia) en un vuelo costeado por una ONG. Y su campaña finalizará en Namibia (Sudáfrica).



Pedalea desde 2008

Álvaro Pérez Ramírez salió de Quebec, Canadá en julio del 2008, en ruta hacia la carretera interoceánica hasta Vancouver y luego Los Ángeles, California.

Continuó hasta México, Centro América y Sudamérica, pasó por Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú, hasta la Patagonia Argentina, luego Paraguay, Uruguay, Bolivia.

Gracias a su empeño, Pérez Ramírez ya ganó dos Record Guinness en bicicleta. El primero lo ganó en Tacna, el 18 de noviembre 2011, y el segundo lo ganó el 2012 en Juanjui, al norte del Perú.

Al hablar de los argentinos, dijo que "tienen un corazón grandísimo" y que en "el extranjero se dice que el argentino es prepotente, y yo viéndolos, puedo decir que la gente no es prepotente, el argentino es un tipo optimista a morir, para el argentino su país es el mejor país, aunque se esté cayendo a pedazos. En otros países, eso es prepotencia, pero para ustedes es un orgullo y me gusta que sigan con ese pensamiento tan lindo que tienen", terminó diciendo no sin antes agradecerle "a la familia Pieraccini que me ha brindado toda su hospitalidad desde que llegué a Venado Tuerto".