EL INTENDENTE HABLÓ DE LA SITUACIÓN DE LAS FAMILIAS MÁS VULNERABLES

La crisis social y las necesidades que surgen en la temporada invernal, que apunta sobre todo a la imposibilidad de muchas familias de hacer frente al pago de un alquiler, lo que deviene en desalojos o al acceso a servicios básicos como la electricidad y el gas, fueron analizados ayer por el intendente José Freyre, tras el acto por el 203º aniversario del Día de la Independencia.

En la oportunidad el mandatario municipal reflexionó que "desde el Estado municipal tenemos una batería de políticas plena para atender y contener a aquellas familias que pasan por situaciones que merecen ser atendidas. Somos una de las primeras ciudades que puso en marcha un banco de materiales, créditos para microemprendimientos y acompañamiento con capacitación, escuela de oficios, lo que permite a las personas tener alternativas a través del trabajo, ya que nuestra premisa es que la mejor política social es la del trabajo", puntualizó Freyre.

En su análisis, el intendente recordó que también se dan situaciones que chocan con lo legal, como son las usurpaciones, que ocupan en forma ilegal terrenos o viviendas "y viven en condiciones infrahumanas en una casilla de chapa sin poder acceder a servicios básicos y con una calidad de vida muy pobre. Sin dudas la solución es buscar tierras y a partir de allí poner en marcha una política de vivienda, pero los recursos municipales y el nivel de demanda no se condicen con la realidad y la respuesta que podemos dar no alcanza para satisfacer esas necesidades", planteó el intendente, advirtiendo que hasta no hace mucho tiempo los casos de desalojo no eran moneda corriente y hoy han logrado una periodicidad preocupante.



Servicios básicos

"Hay servicios básicos que tienen que ver con la calidad de vida de la gente, pero cómo la CEVT le podría bajar energía a quien no vive regularmente en una vivienda, ya sea porque lo está ocupando ilegalmente, tiene problemas para acceder a los papeles que legalicen su permanencia o directamente no pueden conectar un medidor, aun teniendo la titularidad porque tienen una deuda impaga", detalló el intendente.

Indicó luego que muchas veces la solución es que un vecino comparte el servicio con varias familias, esto genera un abultado consumo y luego al momento de pagar hay que prorratear el gasto y se generan complicaciones, quedando otro medidor paralizado por la deuda impaga.

"Antes estas situaciones se resolvían con una solución provisoria como eran los denominados medidores de obras, pero la CEVT en algún momento dejó de usar este sistema. En consecuencia planteamos una solución de fondo, asistiendo a quien necesite poner en orden sus papeles y escriturar, también buscando solución para quien ocupa en forma ilegal, ya sea adquiriendo la propiedad si se puede o buscando un lugar donde puedan edificar. Por otra parte, desde Acción Social se brinda acompañamiento a quienes no pueden acceder a servicios básicos, como el gas y la electricidad, ya que son cada vez las personas (sobre todo jubilados) que puede acceder a ellos".



Conexiones ilegales

Respecto a la opinión de la CEVT, planteada en el Concejo por las conexiones ilegales, respecto a que hay que tomar una política de estado definitiva sobre este tema, Freyre señaló, "ninguna familia debería vivir sin gas o electricidad, son derechos adquiridos sobre servicios públicos, y desde el estado deberíamos ver cómo hacemos para que lleguen a todos en forma igualitaria. No hablamos de pagarle el gasto a otro, sino de generar un sistema solidario, reescalonado, generando la accesibilidad ya que los aumentos son difíciles de sostener".

Freyre también ratificó la defensa de las cooperativas y remarcó el abandono de la provincia en la provisión de servicios como la energía, el agua y cloacas que en esta ciudad se sostienen por sistema cooperativo, dejando sentada la esperanza de lograr una mirada más solidaria en las próximas autoridades provinciales.