CIERRE DEL BASURAL Y APERTURA DE PLANTA DE RESIDUOS


La desactivación del basural y la apertura de la planta de tratamiento de residuos son objetivos indispensables para insertar a la ciudad, más allá del almanaque, en el siglo XXI. Y el asunto se convirtió en la mayor obsesión para el ingeniero agrónomo Martín Bonadeo desde que el intendente José Luis Freyre le confió el timón de la Dirección de Medio Ambiente municipal. “Estamos concluyendo un año muy positivo en las políticas de saneamiento y en particular por los pasos adelante que fuimos dando para cerrar el vertedero a cielo abierto y habilitar la planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos, sobre todo con la aprobación del proyecto integral de gestión de residuos de la Secretaría de Medio Ambiente provincial, en el marco de un consorcio regional con siete localidades, incluyendo la creación de una cooperativa de recolectores informales como estrategia de contención de los venadenses que desde hace años encontraron su fuente laboral cotidiana en el basural”, describió el funcionario.


El proyecto global

Para esta primera etapa, sobre un proyecto global presupuestado en unos 140 millones de pesos, “solicitamos a la Provincia una suma de 36 millones de pesos, prácticamente el mismo monto que el Municipio ya debió desembolsar en el terreno, los galpones y las máquinas, entre otras inversiones”, dijo Bonadeo, agregando que el ministro de Medio Ambiente, Jacinto Speranza, se comprometió a enviar los fondos para la ciudad. “Venado estaba en el tercer lugar en la fila, detrás de Rufino y Casilda, que ya recibieron lo suyo (7 millones y 14 millones, respectivamente), así que ahora estamos todos expectantes”, graficó. “Revisando la partida provincial para Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (Girsu), vemos que hay disponibles 68 millones para toda Santa Fe y sólo nosotros pedimos 36, así que estamos presionando en conjunto para que el presupuesto incluya específicamente esta gran obra, y en este sentido, a la par de las intensas gestiones del intendente José Luis Freyre, incluso con charlas cara a cara con el gobernador Miguel Lifschitz, debo reconocer el compromiso de los legisladores de esta ciudad, como el senador Lisandro Enrico y los diputados provinciales Oscar Pieroni y Julio Eggimann, que desde hace tiempo están muy involucrados con estas iniciativas”, destacó Bonadeo, valorando la actitud de las fuerzas políticas adversarias.


Plan piloto barrial

“A partir de la entrega del dinero por parte del Gobierno provincial, y sabiendo que la gestión estatal siempre recorre los procesos con más lentitud que en el ámbito privado, sobre todo en las licitaciones, creo que en un año, o un año y medio, la ciudad podrá cerrar su anacrónico basural a cielo abierto”, auguró el responsable de Medio Ambiente. Mientras tanto, “hay cosas que ya estamos haciendo”, como la construcción de un camino alrededor del basural -formando un talud que completaría la primera fase de la clausura del vertedero- y la conformación de la cooperativa de recolectores informales. Y a continuación aludió a los programas específicos de su cartera, como un plan piloto barrial para separación de residuos en origen; compostaje urbano en las plazas; plantas intermedias de reciclado, “todo un andamiaje de mecanismos de concientización, que incluye a las escuelas locales, pero no nos engañamos, somos conscientes de que el mayor impacto vamos a obtenerlo con la inauguración de la planta de tratamiento”.


Situación insostenible

“Hoy Venado Tuerto es prioridad número uno -afirmó el ambientalista- porque tiene el basural a cielo abierto más grande de la provincia, una vez resueltos los de Rosario. Todos conocemos que es una situación insostenible, y que ya no da para más, por su enorme superficie (16 hectáreas), su localización en una zona inundable, muy cerca del área urbana (barrio Juan XXIII), y su alto nivel de contaminación, tanto aéreo como de las napas subterráneas, en fin, están a la vista todas las urgencias para que esos recursos se incorporen a la brevedad en el presupuesto, y así lo entendieron todos los sectores políticos. De hecho en este tema existe un consenso como en ningún otro, porque la problemática ambiental comenzó a erigirse en prioridad para el conjunto de la sociedad y, sobre todo, para la juventud, un dato que nos colma de satisfacción y al mismo tiempo nos obliga a multiplicar nuestro compromiso con estas iniciativas”, aseguró, añadiendo que la desactivación del basural también es esencial para el futuro desarrollo del Área Recreativa Norte (ARN), porque a la par de la gestión de municipalización de tierras, “al día siguiente de la clausura del vertedero tenemos previsto iniciar un agresivo plan de forestación y diseño de parques para actividades deportivas y recreativas”, concluyó el funcionario.