AURELIO CUELLO MURÚA YA ES JUEZ FEDERAL DE VENADO TUERTO

El Dr. Aurelio Antonio Cuello Murúa ya es juez federal de Venado Tuerto. En un día histórico para la ciudad prestó juramento en el subsuelo de la Cámara de Apelaciones en lo Penal ante la presidente de la Cámara Federal de Apelaciones de Rosario, Elida Vidal, en presencia del intendente José Freyre y del presidente del Consejo de la Magistratura, Miguel Piedecasas, entre el vasto auditorio conformado por funcionarios provinciales y municipales, legisladores, concejales, miembros del Poder Judicial y del Colegio de Abogados local, dirigentes de entidades intermedias, invitados especiales y medios de comunicación.

Piedecasas, quien dejó un vibrante testimonio, fue figura clave para consolidar el emplazamiento de este Juzgado Federal, que tendrá como fiscal a Javier Arzubi Calvo y como defensora pública a Silvina Costa.

Tendrá competencia plena en materia civil, comercial, contencioso administrativo, laboral, leyes especiales y previsional y en materia criminal y correccional; se prevé descomprimirá el saturado juzgado de primera instancia de Rosario, que en la actualidad recoge todas las causas del sur de la provincia. Su jurisdicción alcanzará los departamentos de General López, Caseros y Constitución.



Un tema estratégico

Durante su alocución, el intendente Freyre agradeció a las autoridades presentes calificando el momento como “un día histórico”; luego recordó que “cuando asumimos la Intendencia establecimos una agenda de trabajo de temas estratégicos, prioridades de la comunidad, y el Juzgado Federal era un punto importante, por eso en 2009 un grupo de venadenses marchamos a Buenos Aires para empezar las primeras gestiones por este Juzgado”.

Seguidamente subrayó que “en este tiempo hubo avances, retrocesos, momentos difíciles donde creíamos que no iba a prosperar, que parecía inalcanzable; pero en un momento logró un impulso irrefrenable y acá estamos frente a este logro tan importante para la comunidad de la región. Nos pone felices la manera en que se llegó a esta gestión, que fue el esfuerzo mancomunado de mucha gente que puso su compromiso, sus ganas, su tiempo, para que esto pudiera concretarse, y los venadenses acompañaron la decisión del Municipio en el tema edilicio, dando pleno respaldo”, dijo, en referencia al aporte económico para asegurar el inmueble.

En cuanto a la figura de Cuello Murúa, destacó que “es de la ciudad, conoce Venado y la región de antemano, tiene valores humanos impecables, un enorme compromiso con la verdad y la Justicia, y tiene mucha capacidad de trabajo”.

Luego manifestó que este Juzgado permitirá “el acceso a la Justicia, una herramienta central para combatir los delitos federales; con esto estamos aportando a construir la seguridad comunitaria que nos merecemos”.

Por otra parte, agradeció a todos los que fueron parte del logro y acompañaron las gestiones desde el primer momento: “Al diputado Agustín Rossi, que fue uno de los impulsores de la ley; al ex diputado nacional Ricardo Spinozzi, que colaboró en un momento de la gestión; también en un momento difícil en el que parecía que todo se iba a complicar los senadores nacionales María de los Ángeles Sacnun y Omar Perotti nos dieron un empuje y se comprometieron en esto; a Miguel Piedecasas por cumplir con su palabra y a todos los miembros del Consejo de la Magistratura por este tiempo de trabajo y gestión. Un reconocimiento especial al motor y alma mater de esta iniciativa, Ovidio Butani”.

Por último, reiteró que “es una alegría construir seguridad comunitaria, muchas gracias nuevamente a todos lo que lo hicieron posible”.



Personas de palabra

Por su parte, Miguel Piedecasas, presidente del Consejo de la Magistratura, remarcó que junto a los consejeros Leónides Moldes y Luis María Cabral, y el Arq. Pablo Mazzeo, “entre los demás colegas que conforman el Consejo de la Magistratura, somos personas de palabra; asumimos una responsabilidad institucional y hoy demostramos que este órgano de la Constitución Nacional de 1994 está en condiciones de llevar adelante esas facultades que le ha otorgado el convencional constituyente”.

Asimismo, agradeció a los legisladores nacionales y provinciales, al intendente Freyre, concejales locales y a toda la dirigencia política “por haber demostrado un gesto de madurez democrática que es apoyar este hito fundamental como es la constitución, habilitación y puesta en funcionamiento del Juzgado Federal en Venado Tuerto”. “El mismo -ponderó- fue un logro que tiene la matriz de una construcción colectiva, de otra manera no se obtienen estos resultados y tampoco tienen permanencia en el tiempo”.

“Este es el gesto que espera la sociedad civil de su dirigencia política, trabajar todos juntos por los logros que la ciudadanía reclama y merece repuestas”, enfatizó.

Piedecasas explicó que la instalación del Juzgado Federal en Venado Tuerto es estratégica, en atención a su ubicación geográfica y alta circulación. Además destacó que tendrá “efectos valiosos, no sólo le va a otorgar cercanía del servicio de Justicia Federal a la ciudadanía; del mismo modo va a descomprimir la labor de los juzgados de primera instancia de Rosario, que implica una enorme distribución estratégica de la carga laboral que tanto pesa sobre estas instituciones”.

Asimismo, manifestó que el Consejo acompaña -con su Comisión de Mapa Judicial- los proyectos de los diputados y senadores nacionales “para lograr rediseñar la Justicia Federal. La provincia de Santa Fe necesita, requiere y reclama más juzgados federales en Rosario y Santa Fe, otro tribunal oral, otra cámara para Santa Fe, así como discutir el Juzgado Federal en San Lorenzo”, detalló.



Acortar tiempos

Por otra parte, el presidente del Consejo de la Magistratura anunció que en unos días se logrará un dictamen apoyando el rediseño de la Justicia Federal, de la que ahora forma parte el Juzgado de Venado, e hizo referencia a los tiempos que se demora para designar un juez. Recordó que el concurso al que accedió Cuello Murúa fue de “un año y diez meses, y todo el proceso de designación duró dos años y siete meses”, lo que comprendió al Senado de la Nación y Poder Ejecutivo Nacional (PEN).

“Nosotros debemos dar una repuesta al estado de vacancia, de justicia de excepción que hay en la República Argentina en el ámbito nacional y federal, y este es otro compromiso que estamos cumpliendo. Hoy los concursos en el Consejo de la Magistratura, particularmente por el trabajo de los dos jueces que han presidido la comisión de selección, están en un año, y nosotros tenemos que mantenerlos y lograr que ese plazo tenga permanencia en el tiempo. El Senado y el Poder Ejecutivo también deben optimizar los tiempos para volcar la enorme cantidad de pliegos que hoy se están generando en el Consejo de la Magistratura de la Nación”, subrayó.

Piedecasas explicó que el rol del órgano que encabeza es acompañar a los jueces “observando su conducta, desempeño y gestión, no el contenido de sus sentencias; también en la estructura edilicia, recursos humanos, técnicos, en la necesidad que plantea una Justicia Federal que está interpelada por la sociedad y particularmente por el fenómeno criminal del narcotráfico”.

“Lo que debemos tener en cuenta son estos gestos de madurez, debe haber una política articulada entre los Estados nacional, provinciales y municipales, entre la Justicia en todos los ámbitos y en las fuerzas de seguridad nacionales y provinciales, para dar verdadera repuesta a este flagelo que es el crimen organizado en su principal manifestación que es el narcotráfico”, acentuó.

Por último, hizo eje en la función del nuevo juez federal y sobre su responsabilidad con la sociedad, indicando que será “el tutor de los valores fundamentales de las personas, de los grupos, de los colectivos y los vulnerables. Y también deberá demostrar que honrará la confianza que los poderes Ejecutivo y Judicial, los legisladores y la ciudadanía le depositó, brindando respuestas a lo que la sociedad reclama”.



Trabajo coordinado

Por su parte, la camarista federal Elida Vidal expresó que “la puesta en funcionamiento de este Juzgado es la muestra clara de un trabajo conjunto y coordinado, de autoridades de los distintos niveles y de ciudadanos de la comunidad, todos ellos sumados en un esfuerzo paciente y sostenido en el tiempo”.

“Venado es una ciudad que se caracteriza por su pujanza. Y el hecho de que la Justicia Federal haga base en esta ciudad ejemplifica ese crecimiento. Del desempeño que posteriormente lleven a cabo los magistrados, funcionarios, empleados y abogados, como auxiliares indispensables, dependerá que esta creación sirva para mejorar la vida de las personas que viven en la jurisdicción geográfica de este Juzgado”, aseveró.

Más adelante, consideró que “el acceso a la Justicia es un principio fundamental del Estado de Derecho, sin él las personas no tienen la posibilidad de ser oídas, toda vez que necesiten de la intervención de un juez. La cercanía de un Tribunal es una forma de garantizar la tutela judicial efectiva, una garantía que debe ser tomada especialmente en cuenta en una sociedad democrática, participativa e igualitaria”.

Vidal, como complemento, sostuvo que se avizora “una tarea difícil porque es un juzgado nuevo, que tiene que conformar un equipo de trabajo y tiene una amplia competencia. El Dr. Cuello Murúa fue seleccionado en el proceso de un concurso público, de oposición y compulsa de antecedentes, donde demostró cabalmente sus conocimientos. Tiene un plus porque fue designado subrogante en la Justicia Federal de Rosario por más de un año, demostrando dedicación, responsabilidad y capacidad de organización. La Cámara, a su vez, ratifica su compromiso de colaboración, para el juzgado y la comunidad, para tratar de conseguir los objetivos que se persiguen”.



Importantes presencias

Tras la toma de juramento y lectura de decreto de nombramiento del PEN, hubo sendos obsequios para Cuello Murúa, entregados por el presidente del Colegio de Abogados de la Tercera Circunscripción, Alberto Turcato, y por el secretario general de la Unión de Empleados Judiciales de la Nación, Julio Piumato.

Entre las autoridades presentes en el auditorio de la Cámara, se destacaron Ricardo Silberstein, ministro de Justicia de la provincia; los consejeros de la Magistratura Leónides Moldes y Luis María Cabral; los senadores nacionales María de los Ángeles Sacnun y Omar Perotti; los diputados Julio Eggimann, Oscar Pieroni y Federico Angelini y representantes de las fuerzas de seguridad federales, entre otros.


Corte de cintas

La actividad protocolar prosiguió con el corte de cintas en el inmueble donde funcionará el Juzgado Federal, en Chacabuco 743 (Edificio Cibelli), con la bendición e invocación religiosa a cargo del obispo diocesano Monseñor Gustavo Help. Allí se sumó el senador provincial Lisandro Enrico.

Tras una recorrida de los presentes por el edificio, se sirvió un lunch y en este marco el flamante juez Cuello Murúa mantuvo un diálogo con la prensa, donde precisó alcances de lo que será su función: “El Juzgado no se circunscribe sólo a lo penal, sino que es de competencia múltiple. Reclamos vinculados a la salud o a lo social, las jubilaciones, AFIP, distintas problemáticas y temas que hacen a la vigencia de los derechos y las garantías constitucionales”.

“Conforme su ley de creación, comenzaremos de cero con las causas penales, pero no con las causas de orden civil o contencioso administrativo, que actualmente se tramitan en Rosario. Para esto deberá haber una prórroga de jurisdicción, mediante acuerdo de partes. En cuanto a este Juzgado, se ha hecho un gran esfuerzo en materia de recursos e infraestructura, pero confiamos en que serán atendidas otras necesidades y pedidos de recursos, para un correcto funcionamiento del servicio de Justicia”, añadió.